sábado, 23 de julio de 2016

I

Cómo no ves todo eso.
Está casi bien,
omediomal.
Tenés razón,
la belleza está en otras cosas.
A veces las cosas se arreglan.

Ay, si la paz me dejara en paz...
Si yo me dejara en paz...
Si alguien encontrase la paz.

"No hay
que ser 
solo
silencio.
No hay
que entender 
si existe
el final",
dice La Foca.

jueves, 21 de julio de 2016

Anoche soñé un poema

Qué vio en el sol
cuando lo tapó.
Quién te hizo tanto esperar,
yemas de amor,
no salpiques tanto dolor.

Esperá
Tu alma es tan suave
como el terciopelo de mi abrigo.
No te parecés a casi nada
pero sos tan igual a las olas.

Que las risas calman
y el silencio envenena.
Es mentira que perdiste
si ganaste tanta paz.

Y no te tapes los oídos.

Escuchá más allá,
el redescubrimiento asusta
y sé que el frío te calcina.
Mis dedos en el aire
te dibujan.

Todos nos escondemos
de nosotros.
Tus pasos.

Menos es más
(cuando te escuchás)
Te vi escuchar
y pasear.

viernes, 15 de julio de 2016

Invierno

Cuántas sombras te siguen
No las ahuyentes
Está bien así

Te siguen para que recuerdes
No te asustes
Son casi fantasmas
Pero ruidosos

Todo corre
Un día deja de doler
Y sanarás
Casi tan rápido como la corriente

Llamame y tarareá
Esa canción

Solo son horas oscuras llenas de
Fríos y sábanas sueltas
Que se pierden
En el mar y la corriente

Y noches oscuras
Y habitaciones frías
Sin finales.

miércoles, 13 de julio de 2016

Jugar a la introspección

Esperé. Los auriculares sonaban distinto a otros días, mejor que nunca. De repente empecé a entender todo. O casi. El ómnibus iba lleno pero no me molestaba. Las ideas venían a mi mente como los rayos de sol que se me impregnaban por la ventanilla. Todos corrían, no les daba el tiempo. A mí las horas no me rozaban. El frío no me tocaba el cuerpo. Me acordé de una melodía particular que había escuchado alguna vez en algún lugar. Me hizo acordar a algo, no sé a qué. (Como esos sueños que no están del todo claros cuando recién te despertás). Tenía tiempo. Me senté en una plaza y miré las ventanas de los edificios que estaban cerca. Los colores eran claritos, también tenían algo en particular. Jugué un rato a encontrarle formas a las nubes, como casi siempre. Estaban tan definidas. No entendía cómo nadie veía que ahí había un conejo o un micrófono. Dibujé a alguien en una hoja que tenía por ahí, creo que era yo, era mi cerquillo. Me fui caminando hasta no sé donde. Y ahí entendí que sí, se trata de estos espacios, de estos tiempos con uno mismo, un pedacito de tiempo entre medio de tantas responsabilidades. Encaminarme mientras camino. De repente juego a la introspección y está todo bien, ¿entendés? Se trata de eso, de los momentos.

lunes, 11 de julio de 2016

Nos podemos juntar

Si un día tenés miedo, nos podemos juntar a hablar de cosas que no nos hagan pensar. Si vos querés, nos podemos ver después. Nos podemos cuidar y acompañar. No vamos a tener tiempo de sentirnos culpables por nada. Nos vamos a cantar canciones que sabemos de memoria y que se nos vienen a la mente por vernos ahí. No vas a estar tan triste. Si vos querés cerrar los ojos y dormir está bien (sé que estás cansado de tanto). No tengas más miedo, los fantasmas se fueron, cuando nos vieron.
Cuando la respiración no te de, cuando las piernas ya no te respondan y no quieran encontrar la salida. Yo a vos te aprecio así de frágil y así de fuerte. Como las cajas que dicen "frágil". Algunos días parecen odiarte, pero vos no les das la espalda. Sé que en el fondo los enfrentás aunque prefieras tirarte al piso y llorar desconsoladamente por dentro. No te derrumbás. Me gusta tu pelo y tu forma de caminar. Podría decir que sos diferente pero ahora lo diferente es lo normal y vos no sos normal. Vos sobrepasás esos estigmas. Vos pasás barreras de personas y situaciones como si nada. Vos estás hecho de un material que nadie conoce, ni siquiera vos. Tu paz está incrustada ahí y la repartís, porque vos sos así.
¿Me acompañás al cine? El cine es silencioso y oscuro y apaga los malos recuerdos. No sé hasta donde llega tu tristeza pero sí sé hasta donde llega la profundidad de tu mirada. Es que me atraviesa. Pero, persona, ¿quién sos vos?

sábado, 9 de julio de 2016

Every single night

El dolor tiene varias facetas
y vos callás el aullido.

Hacés series de espirales
y bailás encima.

Nada está tan mal,
casi bien como los tréboles de tres hojas.
Como las medias cancan
que se rajan pero sirven.

¿Cuál es el maldito beneficio del dolor?
Lo busco y no lo encuentro,
porque no quiero.
Lo abro, abrazo y basta.
Every single night's a light with my brain

"Every single night's a fight with my brain",
dice Fiona.

Y calmar,
luego suena un disco que calma.

Voy a repararme,
reparar cosas
y roturas de sol.

Se desvanecen los señores monstruos.
Los calzo en los hombros
y los tiro al vacío oscuro
donde puedan vivir mejor.
No acá, no más acá.

domingo, 3 de julio de 2016

Apuntes de otro domingo

Cuando callo y nada es claro. Cuando escucho conversaciones de voces que desaparecen con las cortinas abiertas. La desesperación no tiene tanto miedo porque aparece cuando quiere. Pero yo sí, a mí me doy miedo. Tan irreal como el calor en los días de humedad. Y las manos cambian de color. Tan pasional como querer amar. Y amar. Pagar caro el precio de la incertidumbre y de la desdicha. Yo me tengo miedo a mí (¿de qué?) porque no sé qué hacer cuando hay que hacer. Porque perder el control de los pensamientos no me hace bien y no es poco. No es poco para mí, que parezco débil y la ansiedad me obliga a sentir la necesidad de querer irme corriendo de los lugares, todavía. No es poco para mí, que me pesa casi todo. La mochila me pesa algunos días, y parece que cargo kilos y kilos de miedo. No es poco para mí, que quiero no sentir real tanta irrealidad, tanto vacío irreal.